Energías Renovables

Diez prácticas para ahorrar energía y combatir el cambio climático

girasoles1. Escoge electrodomésticos de alta eficiencia energética (A, A+, A++) y utiliza bombillas de bajo consumo.

2. Si es posible, escoge un proveedor de electricidad que ofrezca energía procedente de fuentes renovables.

3. En cortas distancias camina o utiliza la bicicleta . Para trayectos más largos, plantéate la posibilidad de utilizar transporte público, como autobús o tren.

4. En invierno, baja el nivel del termostato 4 ó 5 grados cuando no haya nadie en casa o durante la noche (y en verano no abuses del aire acondicionado).

5. Asegúrate de que tu casa está bien aislada (cuando abras las ventanas en invierno para ventilar, ten en cuenta que con 10-15 minutos es suficiente. Así evitarás enfriar demasiado las habitaciones).

6. Apaga del todo los electrodomésticos o aparatos eléctricos cuando no los utilices.

7. Considera la posibilidad de utilizar el tren o el autobús en vez del avión o el coche para llegar hasta tu destino de vacaciones.

8. Si es posible, trabaja desde casa (aunque creo que en la mayoría de los casos esto es bastante difícil).

9. Apoya los programas de reforestación de las zonas tropicales con árboles autóctonos (y en general cualquier programa serio de reforestación o protección de los espacios naturales).

10. Educa a los demás. Explícales lo importante que es que cada uno de nosotros pongamos nuestro granito de arena en la lucha contra el cambio climático.

Fuente: www.energy.eu

Además de estos consejos de www.energy.eu para ahorrar energía, yo añadiría otro muy importante y al alcance de todos para ayudar a proteger el medio ambiente: colabora con el reciclaje! La separación de residuos en origen, es decir, en casa, no cuesta nada (el esfuerzo es mínimo) y es una gran ayuda para su posterior valorización y tratamiento y por extensión, para el medio ambiente. Separa el vidrio, el papel y los plásticos de la basura orgánica y lleva cada cosa a su contenedor correspondiente. Además, no tires el aceite por el desagüe ya que un sólo litro de aceite contamina miles de litros de agua. Lo mejor es guardar el aceite usado en un recipiente para depositarlo en los puntos limpios o en contenedores especiales (algunos supermercados tienen zonas donde poder tirar el aceite usado). Lo mismo para las pilas, baterías, aparatos eléctricos,…

Stirling, un motor cuyo ’combustible’ es sólo calor

Sistema solar Disco-Stirling

Sistema solar Disco-Stirling

En los últimos siglos, la humanidad ha experimentado el mayor avance tecnológico y científico de su historia. Esto ha hecho posible una importante mejora en la calidad de vida gracias a la aparición de nuevas tecnologías que hacen que todo sea más fácil y cómodo. La otra cara de la moneda nos muestra el acelerado deterioro del medio ambiente, debido en gran medida al imparable aumento de las necesidades energéticas.

Las principales fuentes energéticas utilizadas en la actualidad (petróleo, carbón y gas) no son renovables, lo que significa que es preciso investigar todas las posibles alternativas. Así, se ha recuperado un motor termodinámico inventado hace casi dos siglos y caído en desuso tras la invención y posterior expansión de los motores de explosión y eléctricos. Estamos hablando del motor Stirling, cuyas prestaciones y posibles aplicaciones en las tecnologías de energías renovables pueden hacer que se convierta en uno de los motores clave del siglo XXI.

Orígenes y evolución del motor Stirling

El motor Stirling fue inventado y patentado en 1816 por el reverendo escocés Robert Stirling. Inicialmente fue ideado con el fin de reemplazar a las turbinas de vapor que, debido a las frecuentes explosiones, causaban numerosos accidentes en las fábricas.  Robert Stirling patentó este motor junto con un dispositivo que mejoraba el rendimiento térmico y que él denominó economizador de calor (hoy se conoce como regenerador). Así, fue capaz de desarrollar un motor que trabajaba con aire caliente a una presión más baja, por lo que era más seguro y tenía menor riesgo de explosión que las máquinas de vapor que se usaban en aquella época.

La facilidad de uso, el funcionamiento silencioso con cualquier tipo de combustible y la seguridad, hicieron que los motores Stirling fueran muy populares hasta el final del siglo XIX, y se utilizaban con frecuencia y con buenos resultados en aplicaciones de bombas de agua y maquinaria ligera como mezcladoras, bombas de aire, aserradoras, etc. Sin embargo, estos motores disponían de baja potencia en relación a su peso y tamaño. Posteriormente, con la invención del motor de explosión, el uso del motor Stirling fue decayendo poco a poco hasta quedarse casi en el olvido.

La segunda etapa de los motores Stirling tuvo lugar a finales de los años 30, cuando unos ingenieros de Philips intentaron poner a punto un motor Stirling para alimentar unos equipos eléctricos. En esta época, el conocimiento sobre la física térmica y los fluidos térmicos era mucho mayor, y además se disponía de nuevos materiales como por ejemplo, el acero inoxidable, por lo que los resultados fueron mejores. En los años 50 estos ingenieros lograron que su motor Stirling alcanzara un potencia 30 veces superior a los primeros Stirling. Este hecho suscitó un gran interés por parte de la comunidad científica, y se propusieron gran cantidad de proyectos y estudios sobre el tema. Después de este auge momentáneo, de nuevo vino un periodo de tiempo que duró varias décadas en el que los motores Stirling fueron relegados a un segundo plano.

La crisis del petróleo de 1973 reabrió el interés, pero fue la NASA, con su investigación sobre sistemas de alta eficiencia térmica alimentados por energía solar, la que le dio un nuevo impulso a esta tecnología que parecía obsoleta. Durantes estos últimos años, la popularidad de los motores Stirling ha aumentado debido al gran número de características favorables que presentan, ya que tienen el potencial para ser mucho más eficientes que los motores diesel o gasolina.

Principios de funcionamiento: motores termodinámicos

El Stirling es un motor termodinámico. Este tipo de motores son capaces de transformar energía térmica (calor) en trabajo mecánico aprovechando la diferencia de temperatura existente entre una fuente de calor, denominada foco caliente, y un sumidero de calor, denominado foco frío. Pueden ser de combustión interna (también llamados endotérmicos), como los motores de los coches, o de combustión externa (o exotérmicos), como es el caso del motor Stirling. Que sea de combustión externa quiere decir que el motor puede funcionar con cualquier fuente de calor externa como por ejemplo, gases de escape de motores, combustión de biomasa, energía nuclear o energía solar. Esto nos hace intuir la enorme versatilidad de este tipo de máquinas, que lo único que necesitan para funcionar es calor y que en su funcionamiento no emiten ningún tipo de contaminante a la atmósfera.

Básicamente, el ciclo de funcionamiento de un motor Stirling consta de cuatro fases en las que un gas se comprime, se calienta, se expande y se enfría de manera cíclica. Esta serie de eventos provocan cambios en la presión del gas que se traducen en trabajo útil. Este proceso de conversión de calor en trabajo hace que el motor Stirling sea el único motor cuyo rendimiento se acerca al máximo teórico posible, que viene determinado por el llamado rendimiento del motor ideal de Carnot. En la práctica no es posible alcanzar este rendimiento ideal, ya que durante el funcionamiento se producen pérdidas inevitables.

El motor Stirling y la energía solar

Los sistemas que utilizan motores Stirling para producir electricidad a partir de la energía solar se conocen como disco-Stirling. Muchos expertos creen que estos sistemas tienen un futuro prometedor, ya que han demostrado eficiencias superiores a las demás tecnologías solares.

Los disco-Stirling se utilizan en energía solar termoeléctrica, que es la que aprovecha la radiación solar incidente para calentar un fluido que posteriormente se hará pasar por una etapa de una turbina que generará electricidad. Son pequeños discos parabólicos independientes conectados a un motor Stirling que está situado en el foco de la parábola. Consiguen concentrar la luz solar entre 1.000 y 4.000 veces y así se obtiene el calor suficiente para que el motor pueda funcionar.

En Estados Unidos se encuentran las mayores plantas termoeléctricas del mundo que estarán pobladas por miles de unidades disco-Stirling. En España podemos verlos en la Plataforma Solar de Almería, que los ha estudiado desde 1992, y en Sanlúcar la Mayor (Sevilla), donde hay instalados 8 sistemas disco-Stirling.

I’d put my money on the sun and solar energy. What a source of power! I hope we don’t have to wait until oil and coal run out before we tackle that.”

Thomas Alva Edison, 1931

Escrito por Varinia para divulgaUNED.

Solar Impulse: el avión solar que puede volar de noche

El vuelo del Solar Impulse

El vuelo del Solar Impulse

El vuelo de prueba del Solar Impulse, un avión propulsado únicamente por energía solar, fue todo un éxito. Pilotado por el experimentado aeronauta suizo Markus Scherdel, el avión despegó el 7 de abril de la base militar de Payerne, al oeste de Suiza, y completó un vuelo de una hora y media de duración alcanzando los 1.200 metros de altura. “Queremos demostrar lo que podemos lograr con energías renovables”, declaró Bertrand Piccard, el empresario que impulsa el proyecto. Y es que el Solar Impulse tiene una particularidad que lo diferencia de otros aviones solares anteriores, ya que es capaz de volar por la noche.

El Solar Impulse tiene una envergadura de alas de casi 64 metros, como un Airbus 340, y pesa 1.600 kilos, algo más que un coche de tamaño medio. Sus alas están cubiertas por 12.000 células fotovoltaicas que proporcionan energía para el funcionamiento de los cuatro motores eléctricos, además de recargar las baterías de litio de 400 kilogramos de peso. Estas baterías almacenan la energía necesaria para que el avión pueda realizar viajes nocturnos.

Este vuelo ha sido el primer ensayo de varios que el avión deberá superar antes de la gran prueba final que tendrá lugar en 2012, en la que Bertrand y su socio André Borschberg tienen previsto dar la vuelta al mundo en globo con el Solar Impulse.

…¡Ojalá algún día esta tecnología se desarrolle lo suficiente para poder disponer de aviones solares que transporten pasajeros!…

Aquí podeis ver la página web oficial del proyecto Solar Impulse.

¿Qué es la energía geotérmica?

De forma breve podemos decir que la energía geotérmica es el aprovechamiento del calor interno de la Tierra como fuente energética.

Para poder comprender mejor este concepto, es importante conocer la estructura del interior de la Tierra. Existen dos teorías que nos explican esta estructura desde diferentes puntos de vista: el modelo estático y el modelo dinámico.

Según el modelo estático (basado en la composición química de las capas), la estructura vertical de la Tierra desde el centro (a 6.370Km de profundidad) a la superficie es la siguiente:

  • El núcleo, en el que se pueden diferenciar dos zonas: el núcleo interno sólido, compuesto por aleaciones de metales como hierro y níquel, y el núcleo externo líquido también de composición metálica. Tanto la densidad como la  temperatura en el núcleo son altísimas.La temperatura llega a los 3000-5000ºC y la densidad es de unos 9,7-13,6 g/cm3.
  • El manto, formado principalmente por peridotitas y óxidos, abarca unos 2.900Km desde el núcleo a la corteza. Puede dividirse en el manto inferior, que alcanza los 5,7 g/cm3 y los 3000ºC en la zona más cercana el núcleo, y el manto superior, con unos 3,3 g/cm3 y una temperatura de 800ºC.
  • La corteza, la capa más fina y externa y con una densidad baja que oscila entre 2,7 y 2,9 g/cm3. Se subdivide en la corteza superior granítica (áreas continentales), con unos 30Km de profundidad, y la corteza inferior basáltica (áreas continentales y oceánicas), con un grosor de unos 5-10Km.

Todo este calor del interior de la Tierra, lo que se conoce como energía geotérmica,  se transfiere hasta la superficie, donde, en algunos casos, puede ser aprovechado como fuente energética.

Según el modelo dinámico (basado en el comportamiento mecánico de los materiales), en el manto podemos diferenciar claramente dos zonas denominadas litosfera y astenosfera. La litosfera es una la capa superficial de la tierra sólida, y está formada por la corteza y la parte más externa del manto. Su característica principal es la rigidez y en ella la transmisión de calor se realiza de forma conductiva. La litosfera se apoya sobre la astenosfera, una parte “elástica” del manto superior capaz de soportar deformaciones plásticas en respuesta al calor de la Tierra. En la astenosfera, el calor se transmite de forma convectiva.

Los movimientos de la astenosfera han fragmentado la rígida litosfera en una serie de placas denominadas placas litosféricas. Las corrientes de convección que se producen en la “plástica” astenosfera, debidas a cambios en el régimen térmico interno, provocan el movimiento de las placas litosféricas que se encuentran sobre ella. La teoría tectónica de placas explica el movimiento de las placas litosféricas en función del tipo de borde existente entre una placa y la adyacente, así como la interacción entre las placas y los eventos geológicos que se producen como consecuencia de dicha interacción. El movimiento relativo entre placas puede ser de tres tipos:

  • Movimiento divergente (separación de placas): Una placa se separa de la otra de manera que se abre una brecha que permite que el manto superior ascienda formando nueva corteza. Este movimiento da lugar a vulcanismo basáltico y a la formación de nuevas islas oceánicas, como ha sido el caso por ejemplo, de las Azores o de Islandia. Estas islas presentan manifestaciones geotérmicas superficiales y tienen un elevado flujo calorífico.
  • Movimiento convergente (colisión de placas): una placa choca contra otra. Cuando choca una placa continental con una oceánica se forma una zona de subducción, ya que la placa continental, al ser menos densa, se hunde por debajo de la oceánica. Cuando son dos placas continentales las que colisionan, se forman extensas cordilleras. Así se formó la cordillera del Himalaya, por ejemplo. Por último, cuando chocan dos placas oceánicas se forma un arco de islas, como es el caso, por ejemplo, de Japón.
  • Movimiento transformante (fricción lateral entre placas): dos placas se deslizan una con respecto a la otra a lo largo de una falla de transformación sin provocar formación ni destrucción de corteza terrestre. Sin embargo, la fricción acumula tensión entre las placas y ésta se puede liberar en forma de movimiento en la falla, es decir, mediante terremotos. Este es el caso de la falla de San Andrés, producto del roce entre la placa Norteamericana y la del Pacífico.

Rendimiento de centrales hidroeléctricas

El rendimiento de una central hidroeléctrica no es siempre constante ya que depende del salto neto y del caudal turbinado en cada momento. Por ejemplo, un trazado que permita tener un salto neto elevado, será beneficioso para la producción de energía. También influirá la “forma” de ese trazado: la más adecuada será con pocas curvas, desviaciones,…  Es por estas razones que el caudal instalado o turbinado de una central (el caudal que absorberán todas las turbinas de la central en su funcionamiento normal) debe ser estudiado y seleccionado en función de diferentes factores como caudal medio del río a lo largo del año, la localización de la instalación, la demanda estimada de electricidad, la maquinaria,…

En las minicentrales de tipo fluyente el caudal turbinado es muy variable y depende de la aportación del río en cada momento, lo que hace que la potencia disponible en cada instante esté directamente relacionada con el caudal instantáneo del río. En las de regulación (con agua embalsada), el caudal turbinado es prácticamente constante.

Hemos dicho que el salto neto influye en el rendimiento de una central hidroeléctrica. Podemos decir que el salto neto es la altura a la que cae el agua que impulsa la turbina de la central. Además del salto neto, también se definen el salto útil y el salto bruto:

  • Salto bruto: Altura existente entre el nivel del punto de toma de agua del azud y el nivel normal del río en el punto de descarga del caudal turbinado.
  • Salto útil: Desnivel existente entre la superficie libre del agua en el punto de carga y el nivel de desagüe de la turbina.
  • Salto neto: Diferencia entre el salto útil y las pérdidas de carga producidas a lo largo de las conducciones. Es la altura del salto que impulsa la turbina y representa la máxima energía que se podrá transformar en trabajo en el eje de la turbina.

¿Cómo genera energía una central mareomotriz?

Las centrales mareomotrices aprovechan las variaciones de nivel del agua del mar provocadas por las mareas para generar electricidad. Existen dos sistemas principales de aprovechamiento de la energía mareomotriz:  sistema de simple efecto y sistema de efecto doble.

SIMPLE EFECTO

El sistema de simple efecto utiliza un solo estanque creado por un dique que cierra el estuario. La energía del agua se aprovecha durante el vaciado del estanque. Se pueden distinguir tres fases de funcionamiento:

Fase de llenado (turbinas paradas y compuertas abiertas): Cuando sube la marea, el agua pasa al estanque a través de las compuertas.

Fase de espera (turbinas paradas y compuertas cerradas): Se espera a que baje la marea para que se establezca una diferencia entre los niveles de agua del estanque y del mar. Cuando esto ocurra, se inicia la fase de producción.

Fase de producción (turbinas funcionando y compuertas cerradas): Las turbinas producen energía como consecuencia de la altura de caída de agua desde el estanque al mar (la altura de la caída será la diferencia entre los niveles de agua del estanque y del mar).

Esquema de funcionamiento del sistema de efecto simple

Esquema de funcionamiento del sistema de efecto simple

EFECTO DOBLE

En un sistema de efecto doble la generación de energía se efectúa tanto con la subida como con la bajada de las mareas, por lo que las turbinas trabajan durante el vaciado y el llenado del estanque. Para ello, este tipo de sistemas aprovechan la caída de agua tanto desde el mar al estanque (proceso de llenado – subida de la marea) como del estanque al mar (proceso de vaciado – bajada de la marea).

Normalmente, la diferencia entre los niveles de agua del mar y del embalse son menores en una central de efecto doble, por lo que la energía utilizable y el rendimiento también son menores. Sin embargo, el hecho de que se aproveche tanto el llenado como el vaciado del embalse hace que en total la energía proporcionada por una central mareomotriz con sistema de efecto doble sea aproximadamente un 18% mayor que la proporcionada por una con sistema de efecto simple.

Esquema de funcionamiento del sistema de efecto doble

Esquema de funcionamiento del sistema de efecto doble

¿Es cierto que el uso de biomasa como combustible no contribuye al efecto invernadero?

En cierto modo, sí.

biomasa

El uso de biomasa como combustible no contribuye a aumentar el efecto invernadero porque los cultivos de vegetal necesarios para la producción de la biomasa absorben, durante la fotosíntesis, el CO2 que se emite durante el proceso de combustión de la misma. Por ello se dice que el ciclo de CO2 en la combustión de biomasa es cerrado, es decir, no se incrementa la cantidad de CO2 presente en la atmósfera.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el uso de biomasa como fuente de energía puede considerarse “neutro” en términos de emisiones netas sólo si se emplea en cantidades iguales  o menores a la producción neta de biomasa del ecosistema que se explota.  Del mismo modo, hay que controlar que no se produzcan otro tipo de emisiones como podría ocurrir por ejemplo, con el uso de biogás: si se produce un escape de biogás se liberará a la atmósfera una gran cantidad de metano (CH4), un gas que contribuye al efecto invernanero.

¿Cuál es el potencial de generación hidráulica en España?

El potencial teórico de generación hidráulica en la España Peninsular es de 150.360 GWh/año brutos. Sin embargo, el potencial técnicamente desarrollable es solamente de 65.600 GWh/año. Hay diversas razones por las cuales no es posible aprovechar en su totalidad este potencial hidráulico bruto:

hidraulica

  • En algunos casos, los posibles caudales utilizables son necesarios para otros usos o tienen un valor ecológico importante, por lo que su aprovechamiento energético no es conveniente ni respetuoso con el medio ambiente.
  • En otras ocasiones, la propia orografía del terreno o el trazado del cauce fluvial hace inviable la construcción de una central hidroeléctrica.
  • También puede ocurrir que las oscilaciones en el caudal sean demasiado acusadas y superen los límites de turbinación.
  • Además, se producen pérdidas de escorrentía que no se pueden evitar, lo que a la larga también reduce el potencial hidráulico aprovechable.
  • Como ocurre con toda clase de tecnologías, el rendimiento mecánico y eléctrico de las centrales hidroeléctricas es limitado.
  • También existen otras razones económicas y medioambientales, ya que en ocasiones puede que las limitaciones de presupuesto y/o la reducción del impacto ecológico de la construcción de la central hidroeléctrica hagan que el sistema de aprovechamiento de energía utilizado no sea realmente el que más rendimiento extraería del lugar.

Características de los sistemas de acumulación de las instalaciones fotovoltaicas

En los sistemas conectados a la  red eléctrica normalmente no se utilizan sistemas de acumulación, ya que la energía que se produce durante las horas de insolación se transporta directamente a la red eléctrica. En los momentos en los que la radiación solar es muy escasa, la carga viene alimentada por la red. De este modo, podemos decir que un sistema conectado a red ofrece más fiabilidad que uno aislado en lo que a continuidad de servicio se refiere, ya que un sistema aislado, en caso de que se produzca algún fallo o problema en las baterías, no dispone de otra fuente  de alimentación alternativa.

Los sistemas fotovoltaicos aislados están equipados con sistemas de acumulación para almacenar la energía producida durante las horas de insolación y así poder proporcionarla en cualquier momento del día según la demanda de consumo (que suele ser mayor durante las tardes y las noches).  En este tipo de instalaciones es necesario estudiar y prever la cantidad de energía que no será utilizada de forma inmediata y que debe ser acumulada en baterías para su uso en otros momentos del día en los que puede que la radiación solar sea muy escasa.

El dimensionado de una instalación de energía solar fotovoltaica aislada implica tener en cuenta que, durante las horas de insolación, se debe llevar a cabo la alimentación de la carga y la recarga de las baterías de acumulación. Los sistemas de acumulación deben garantizar la estabilidad de la tensión de funcionamiento.

A continuación se muestra un esquema de los diferentes tipos de sistemas fotovoltaicos y los sistemas de acumulación adecuados para cada caso:

Un sistema REMOTO/CONTINUO (Por ejemplo: una estación de microondas, un sistema de ayuda a la navegación, un repetidor de radio,…):

Características de las baterías:

  • Tamaño de las baterías: de 5kWh a 40kWh.
  • Régimen de carga y descarga: entre C/60 y C/100.
  • Fluctuación diaria superficial de un 5% aproximadamente.
  • Un único ciclo anual.

Requisitos del sistema de acumulación:

  • Capacidad de permanecer en estado de flotación durante largos periodos de tiempo.
  • Capacidad de funcionar correctamente en estados de descarga profunda.
  • Capacidad para soportar todo tipo de condiciones climáticas.
  • Deben tener muy pocas  pérdidas en condiciones de circuito abierto en reposo.

Un sistema REMOTO/INTERMITENTE (Por ejemplo: un sistema de bombeo agrícola, un sistema de potencia eléctrica en una zona remota,…):

Características de las baterías:

  • Tamaño de las baterías: de 100kWh a 200kWh.
  • Régimen de carga y descarga: aproximado C/10.
  • Ciclo de gran variación (desde ciclos profundos a superficiales).

Requisitos del sistema de acumulación:

  • Accesibilidad para el mantenimiento de las baterías.
  • Monitorización del estado de las carga.

Un sistema AUTÓNOMO CONECTADO A UN GENERADOR (Por ejemplo: en instalaciones remotas, en el entorno militar,…):

Características de las baterías:

  • Tamaño de las baterías: de 10kWh a 200kWh.
  • Régimen de carga y descarga: entre C/3 y C/8.
  • Ciclo diario profundo (ciclos parciales a lo largo del ciclo diario).

Requisitos del sistema de acumulación:

  • Permitir la reducción del gasto de combustible de los generadores eléctricos.

Un sistema CON CONEXIÓN A RED

No se suelen usar baterías.

¿Cuál es la inclinación óptima de los paneles solares?

Como regla general, los paneles fotovoltaicos deben estar orientados hacia el sur en el hemisferio norte y hacia el norte en el hemisferio sur. La inclinación idónea es la que hace que los rayos solares incidan de manera perpendicular sobre la superficie de los paneles, maximizando así la cantidad de radiación recibida.

En una instalación sin sistema de seguimiento solar, lo factible es utilizar una o dos inclinaciones a lo largo del año, dependiendo del uso y el consumo que se vaya a hacer. En el caso de poder modificar más o menos fácilmente la inclinación de los paneles, se pueden poner a 60º durante el invierno y a 15º durante el verano, que son los ángulos de inclinación más usuales. Si no es posible o es complicado cambiar la inclinación, se pueden dejar los paneles fijos durante todo el año. La inclinación elegida dependerá del tipo de uso que se vaya a hacer. Por ejemplo, si la idea es un consumo constante a lo largo del año, es mejor dejar los paneles a 60º, ya que es la inclinación más adecuada durante el invierno, cuando la intensidad de radiación es menor y es necesario maximizarla. Durante el verano hay una mayor cantidad de radiación solar, lo que compensará el hecho de que los paneles no estén con la inclinación más adecuada. Si por el contrario el consumo se va a centrar en el periodo estival, por ejemplo, en el caso de abastecimiento de electricidad para una vivienda de vacaciones, se podría considerar el poner los paneles a 15º, aunque esto minimizaría en gran medida su rendimiento durante el invierno. Lo ideal sería utilizar las dos posiciones.