Project details

THOMAS YOUNGLas interferencias, al igual que la difracción, son otro fenómeno propio de las ondas, ya sean ondas sonoras, electromagnéticas… Son por tanto, un fenómeno propio de la luz. La demostración de que la luz manifestaba este tipo de fenómenos fue un empuje definitivo a la aceptación de su naturaleza ondulatoria.

El científico inglés Thomas Young (1773 – 1829) fue quien, en 1801, realizó un importante experimento que le permitió comprobar un patrón de interferencias procedente de una fuente de luz lejana al difractarse en el paso por dos rendijas. El famoso experimento se conoce como “Experimento de la doble rendija de Young”, y será el tema de un futura entrada del blog. Ahora vamos a explicar brevemente a qué nos referimos al hablar de interferencias de la luz.

Las interferencias de la luz son responsables, por ejemplo, de las coloraciones que pueden observarse en determinadas ocasiones en las burbujas de jabón o en las manchas de aceite. Ocurren cuando dos ondas se combinan al encontrarse en el mismo punto del espacio en el mismo momento. Pueden ser constructivas o destructivas.

  • Interferencia constructiva: la suma o superposición de dos ondas que se encuentran en fase produce una onda de la misma frecuencia cuya amplitud es la suma aritmética de las amplitudes de las ondas superpuestas. Se produce un refuerzo.

    Interferencia-constructiva

    Interferencia Constructiva

    En la imagen se puede ver el efecto de una interferencia constructiva: La superposición de las ondas verde y roja, que están en fase, da como resultado la onda violeta, de mayor amplitud.
  • Interferencia destructiva: cuando las ondas están desfasadas exactamente media longitud de onda, al superponerse se anulan por completo. Si las ondas están fuera de fase en otras cantidades se produce una anulación o un refuerzo parcial.
    Interferencia destructiva

    Interferencia Destructiva

    En la imagen se muestra una interferencia destructiva: La superposición de las ondas verde y roja, que se encuentran desfasadas, da como resultado la onda violeta, mucho más atenuada.