Project details

Podemos decir que la materia es todo lo que ocupa un espacio físico en el mundo que nos rodea. Puede presentarse en cinco estados diferentes:

1. Estado sólido:  La materia en estado sólido está formada por átomos organizados formando una estructura rígida. Los sólidos se pueden clasificar según sus propiedades térmicas y eléctricas. Por ejemplo, los metales son conductores del calor y la electricidad, y el plástico o la madera son aislantes y no conducen la electricidad. Hasta que se descubrió el condensado de Bose-Einstein, se creía que el estado sólido era el de menor energía.

2. Estado líquido: Cuando a un sólido se la suministra la suficiente energía, sus átomos pueden abandonar sus posiciones fijas y pasar al estado líquido. La principal característica de los líquidos es su capacidad para fluir. Mantienen un volumen fijo y toman la forma del recipiente que los contiene.

3. Estado gaseoso: Suministrando más energía a un líquido se pasa al estado gaseoso. Los gases se pueden comprimir fácilmente y se expanden hasta ocupar todo el volumen del recipiente que los contiene. Responden de forma predecible a los cambios de presión y de temperatura, expandiéndose (más calor, menos presión) o comprimiéndose (menos calor, más presión).

4. Plasma: El plasma es un gas formado por partículas cargadas eléctricamente. El estado de la materia más energético y también el más abundante en el universo. Está formado por átomos que han perdido electrones. Pasa con facilidad al estado gaseoso.

5. Condensado de Bose-Einstein (CBE): Es  el estado de menor energía, el opuesto al plasma. Se forma a temperaturas extremadamente bajas, a millonésimas de grado por encima del cero absoluto (-273ºC). Al descender la temperatura a valores cercanos al cero absoluto, los átomos se amontonan y se vuelven indistinguibles. El CBE se descubrió en 1995, y su nombre se puso en homenaje a Satyendra Nath Bose y a Albert Einstein que ya en la década de los años 20 dijeron que este estado de bajísima energía debía existir.