30 marzo 2010

Valores culturales de la ciencia

La Voz de Galicia publica un fragmento de la intervención de Ramón Núñez Centella, director del futuro Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de A Coruña, en el Senado sobre Cultura científica. En ella explica los 10 valores culturales de la ciencia:

1. Curiosidad. La ciencia se basa, ante todo, en un insaciable deseo de conocer y comprender, que se puede manifestar de muchas formas; por ejemplo, en la búsqueda de datos complementarios y de su significado en cada situación. Albert Einstein sintetizó como nadie la necesidad de curiosidad: «Lo importante es no cesar de preguntarse cosas».

2. Escepticismo. La ciencia promueve la búsqueda y exigencia de pruebas, y la evaluación continua del conocimiento con espíritu crítico. En ciencia se ha de cuestionar todo y es imprescindible la honestidad, pues tarde o temprano se impone la realidad de los hechos.

3. Racionalidad. Entendiendo como tal un respeto a la lógica, así como la necesidad de considerar antecedentes y consecuencias de cada fenómeno analizado. Es la base para buscar causas y motivos de los fenómenos. Por ejemplo, la persona racional no es supersticiosa.

4. Universalidad. Es decir, que lo que es válido para uno es válido para todos, independientemente de la raza, la religión o la cultura. La ciencia y la tecnología constituyen un elemento común a las culturas del mundo, pertenecen a toda la humanidad.

5. Provisionalidad. Es una característica esencial del conocimiento científico. Aunque pueda resultar incómodo, debemos incorporar ese hecho como un valor, frente a esquemas de certeza, permanencia e inmutabilidad. Este es un punto crítico, porque a muchas personas les gustan las respuestas firmes, y la incertidumbre es difícil de aceptar. Hemos de acostumbrarnos -educarnos- a convivir con la provisionalidad: «No se llega a la certeza con la razón sino con la fe», nos dijo Guillermo de Occam.

6. Relatividad. Muy relacionado con lo anterior está la necesidad de matices que necesita una calidad en las afirmaciones. La incertidumbre de resultados, el margen de error, el borde de la indefinición o la frontera son terrenos habituales por donde se mueve la ciencia, y el transitar por ellos nos educa en la comprensión de los niveles de riesgo, el valor de las estadísticas y la capacidad de evaluar a priori el éxito o fracaso de una iniciativa.

7. Autocrítica. Es esencial en la ciencia el dudar de toda conclusión que uno mismo formula, comenzando inmediatamente a buscarle sus puntos débiles. La ciencia es crítica consigo misma, y también debe estar abierta al escrutinio social, histórico y cultural, tanto por parte de intelectuales como de la sociedad en general.

8. Iniciativa. La necesidad de revisión continua que tiene la ciencia y la posibilidad permanente de mejorar las soluciones tecnológicas obligan a una actitud de inconformismo y emprendedora, a la valoración y asunción de riesgos en la innovación, asumiendo los ensayos fallidos como pasos imprescindibles y útiles de un proceso.

9. Apertura. Es decir, la disponibilidad para escuchar y aceptar ideas de los demás, y también para cambiar las propias en función de las evidencias que se nos ofrecen. La apertura es imprescindible para la innovación y para que fructifique la creatividad.

10. Creatividad. Es clave en la tecnología, para buscar soluciones a problemas divergentes, y para establecer relaciones originales, diseñar experiencias, proponer hipótesis, inventar y diseñar leyes, crear modelos, teorías, aparatos, mecanismos, procedimientos, métodos…

¿Qué es el “free cooling”?

El free-cooling es un sistema de refrigeración de locales que aprovecha la baja entalpía del aire exterior, cuando las condiciones son favorables, para disminuir el uso de los equipos de aire acondicionado.

Pueden darse tres condiciones de operación de free-cooling:

1. La temperatura del aire exterior es menor que la del aire de impulsión: el sistema modula las compuertas hasta lograr que la mezcla del aire exterior con el aire recirculado alcance la temperatura deseada, siendo innecesaria la producción de frío, por lo que, el enfriamiento es gratuito.

2. La temperatura del aire exterior es mayor que la temperatura del aire de impulsión, pero menor que la del aire de retorno del local: el sistema frigorífico debe operar parcialmente para bajar la temperatura del aire exterior que se introduce en un 100% hasta alcanzar la temperatura de impulsión requerida por el local. Cuando la temperatura del aire exterior alcanza a la del local se alcanza el límite del enfriamiento gratuito.

3. La temperatura del aire exterior es mayor que la temperatura del aire de retorno del local: la instalación funciona en forma convencional, para satisfacer las necesidades de ventilación del local.

El free-cooling es aplicable en diversos casos, como por ejemplo, refrigeración de grandes superficies comerciales, laboratorios de investigación, salas de computación, edificios de oficinas,…

La sinfonía de la ciencia

La sinfonía de la ciencia (Symphony of Science) es un proyecto muy bonito dirigido por el músico John Boswell que tiene como objetivo promover el conocimiento científico a través de la música. Es muy curioso. Hay varios videos en los que aparecen científicos de primera línea como el fallecido Carl Sagan. Todos pueden verse en la página web oficial del proyecto. Os dejo un par de ellos con subtitulos en español. Espero que os gusten :).

Nuestro lugar en el cosmos (“Our place in Cosmos”):

Todos estamos conectados (“We are all connected”):

Museo Nazionale della Scienza e della Tecnologia Leonardo Da Vinci – Milán

Museo Leonardo Da Vinci

Museo Leonardo Da Vinci

En mi último viaje tuve la oportunidad de visitar el Museo de Ciencia y Tecnología Leonardo Da Vinci, en Milán. La verdad es que me gustó mucho. Tiene un montón de reproducciones de inventos de Leonardo, y es muy interesante ver “de verdad” las ideas que él plasmó sobre el papel con sus dibujos.

El museo presta especial atención a los científicos italianos, y vi cosas que me sorprendieron. La que más me llamó la atención es el pantelégrafo. Lo cierto es que (en mi ignorancia) no sabía de la temprana invención de este aparato. El pantelégrafo fue el precursor del fax, y era capaz de enviar y recibir imágenes a larga distancia utilizando la red ya instalada de telegrafía.  Me imagino que tuvo que ser una auténtica revolución en las telecomunicaciones en su época. Lo inventó Giovanni Caselli, un físico italiano, a mediados del siglo XIX!!

Además de la exposición sobre telecomunicaciones, tienen otra sobre instrumentos astronómicos, también muy interesante. En otros edificios situados al lado del museo tienen grandes locomotoras, aviones y barcos. También hay un submarino en el que se puede entrar, pero sólo con visitas guiadas en italiano.

De nuevo tengo que decir que creo que ver este museo es una idea estupenda si se viaja a Milán. El precio de la entrada de adulto (sin visita al submarino) son 8€. Creo que es justo.

Submarino

Submarino

Aviones

Aviones