22 noviembre 2008

Características de los residuos municipales

Se denomina residuo municipal o residuo sólido urbano (RSU) a aquel originado en los núcleos urbanos como resultado de las actividades domésticas, comerciales,…   o al que por su composición es similar a éste. Por ejemplo, son residuos sólidos urbanos los restos orgánicos de alimentos, los envases y envoltorios, las botellas o recipientes de vidrio, los restos de barrido de las aceras, los residuos producidos por cafeterías y restaurantes,… De manera general, los residuos municipales no se consideran peligrosos ni tóxicos, y se deben depositar en los contenedores y papeleras dispuestos para ello en las calles. El servicio municipal de recogida de basuras se encarga de su gestión y tratamiento.

Existe otro tipo de residuos municipales denominados residuos municipales especiales, que sí son tóxicos y se caracterizan por su importante impacto contaminante sobre el medio ambiente. Ejemplos de residuos municipales especiales son los productos de limpieza, pilas, medicamentos, aceites… Este tipo de residuos deben ser depositados separadamente en lugares específicos denominados puntos limpios.

Características de los residuos tóxicos y peligrosos

Un residuo tóxico y peligroso es cualquier material sólido, líquido o gaseoso que contenga elementos que, dada su composición o capacidad de reacción o combinación con otras sustancias, es potencialmente peligroso para la salud o el medio ambiente. Ejemplos de este tipo de residuos son los cianuros, compuestos farmacéuticos, metales pesados, éteres, disolventes, tintes, lacas, biocidas…

Las definiciones y la lista detallada de todas las sustancias legalmente consideradas como residuos tóxicos y peligrosos se encuentran en las Directivas 78/319 del 20 de marzo de 1978 y 91/689 del 12 de diciembre de 1991.

Un nuevo sistema solar

Científicos del instituto de astrofísica Herzberg, en Canadá, han descubierto un nuevo sistema solar situado a unos 130 años luz de la Tierra. La estrella central de este sistema planetario se llama HR 8799 y han calculado que es aproximadamente 1,5 veces más grande que nuestro Sol. Se han detectado tres planetas de enormes dimensiones orbitando alrededor de HR 8799, cada uno varias veces mayor que el más grande de nuestro sistema solar, Júpiter.
Las espectaculares imágenes de este descubrimiento se han tomado desde los observatorios Gemini Norte y W.M. Keck, ubicados en el volcán Mauna Kea, en Hawai.

Características de los residuos industriales

Los residuos industriales son aquellos generados por la industria. Dada la gran variedad de residuos industriales posibles, éstos se subdividen en cuatro tipos: residuos asimilables a urbanos, residuos inertes, residuos especiales y residuos no especiales.

– Los residuos asimilables a urbanos son los que, por sus características y composición, son similares o “equivalentes” a los residuos sólidos urbanos. Por ejemplo: papel de oficina, restos de comedores, virutas de madera, residuos textiles,…

– Los residuos industriales inertes son aquellos que, al ser depositados en un vertedero, no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas. No son solubles, combustibles, ni biodegradables, y no se combinan ni reaccionan químicamente con ninguna sustancia. Carecen de carácter contaminante y no son perjudiciales para la salud humana, aunque pueden producir un impacto visual negativo. Por ejemplo, escombros, gravas, arena…

– Los residuos industriales especiales son potencialmente peligrosos para la salud y el medio ambiente, ya que son o contienen sustancias tóxicas, corrosivas, inflamables, cancerígenas, infecciosas… Como ejemplos de este tipo de residuos, podemos nombrar: compuestos farmacéuticos, aceites usados minerales o sintéticos, alquitranes, pinturas, barnices, ácidos,…

– Los residuos industriales no especiales se definen por exclusión,  ya que son aquellos que no se clasifican como especiales, ni como inertes ni tampoco son asimilables a urbanos. Por ejemplo: vehículos abandonados, neumáticos,…

Enfermedades relacionadas con la alimentación

La sobrealimentación

La sobrealimentación u obesidad es actualmente una epidemia en los países desarrollados, donde el porcentaje de obesos o personas con sobrepeso es alarmantemente alto. Es especialmente preocupante en el caso de los niños.

En su concepto más simple, la obesidad ocurre cuando el ingreso de energía durante la vida excede al gasto de energía, entonces, esta energía se almacena en forma de grasa. También hay otros factores, metabólicos y hormonales que pueden intervenir en esta enfermedad. La obesidad causada por una excesiva alimentación se conoce como exógena, y la que viene dada por alteraciones metabólicas se llama endógena.

La obesidad se puede determinar a través del Índice de masa corporal o IMC. El IMC se puede calcular como el peso (en kg.) dividido por la altura (en cm.) al cuadrado. Si el IMC es mayor o igual a 25 nos encontramos ante un caso de sobrepeso, pero si es superior o igual a 30 indica obesidad.

La obesidad tiene consecuencias muy negativas para la salud como padecimientos cardiovasculares, gastrointestinales, diabéticos, etc.

La desnutrición

Una gran parte de la población mundial sufre desnutrición. Según UNICEF, es uno de los principales problemas de salud y la principal causa de muerte de bebés y niños pequeños en los países en vías de desarrollo. Además, este déficit de nutrientes retarda el crecimiento físico y desarrollo intelectual de los niños.

La desnutrición es el resultado de una dieta insuficiente o mal balanceada debido a trastornos digestivos, problemas de absorción u otras condiciones médicas.

El tratamiento de la desnutrición consiste en la reposición de los nutrientes que faltan y en combatir los síntomas o cualquier problema médico relacionado. La mayoría de las deficiencias nutricionales se pueden corregir, pero es necesario encontrar la causa de la desnutrición, ya que si es un problema médico, habrá que tratarlo de una manera específica.