Project details

Grecia Antigua y Clásica

Las dos grandes figuras de matemáticos en la Grecia antigua son Tales de Mileto y Pitágoras. Ambos consiguieron grandes logros científicos en este ámbito. Tales estudió las matemáticas egipcias buscando los principios generales y las justificaciones de los procedimientos geométricos que utilizaban. Pitágoras quiso sacar las matemáticas de un contexto práctico para centrarse en su estudio teórico.

En este período, la refutación o justificación de las teorías era la base de las matemáticas. Desarrollaron la técnica de demostración por reducción al absurdo, ampliamente utilizada en matemáticas hasta en nuestros días. Su gran aportación fue el cambio de enfoque de las matemáticas: de un enfoque empírico como el que había en Mesopotamia  o en Egipto, a un enfoque deductivo. Este cambio de pensamiento nos lleva a unas matemáticas más científicas, que buscan explicar la realidad con objetividad, precisión, crítica, metodología… y sobre todo, con más racionalidad.

Grecia Helenística

En el terreno de las matemáticas de la era helenística destaca especialmente la figura de Euclides y su obra, Elementos, un conjunto de trece libros en el que recopiló prácticamente todos los conocimientos y procedimientos matemáticos básicos que existían hasta la época (geometría plana, aritmética y geometría sólida). Además de lo que esto ya significa, Euclides hizo otra gran aportación, el sistema axiomático, una técnica deductiva muy importante, ampliamente utilizada hoy en día.

Después de Euclides, vivió el otro gran científico de esta época,  Arquímedes, considerado el matemático más notable de la era helenística. Sus contribuciones científicas son muy numerosas y de gran calidad, siendo quizás la más destacada la del principio que lleva su nombre, el Principio de Arquímedes. No cabe duda de que los matemáticos de la Grecia helenística, con su trabajo, su método y su raciocinio, nos dejaron una enorme herencia científica, además de lograr grandes avances para la humanidad.