Project details

Una aurora es un fenómeno luminoso atmosférico que hace visibles en el cielo nocturno brillos espectaculares en forma de bandas cambiantes multicolores. Las auroras se producen a grandes altitudes y generalmente por encima de los 60º de latitud, cerca de las zonas polares, de ahí que muchos científicos las llamen auroras polares. Existen otras denominaciones que hacen referencia al lugar donde se ha producido el fenómeno: las auroras boreales ( The Northern Lights o Luces del Norte) son las que pueden verse en latitud norte y las auroras australes son sus equivalentes en latitud sur ( The Southern Lights o Luces del Sur). También se han observado auroras en otros planetas, en particular en la atmósfera de Júpiter.

Aurora en Alaska

Aurora Boreal en Alaska

Las auroras ocurren normalmente en otoño, durante los meses de septiembre y octubre y en primavera, en marzo y abril. En teoría pueden verse tanto de día como de noche, dado que el viento solar no cesa, pero la alta intensidad de la luz del día junto con la baja intensidad de la luz de las auroras, hacen muy difícil su observación diurna. Si queremos verlas es aconsejable dirigirse a altas latitudes, donde ocurren con relativa frecuencia. Lugares privilegiados para disfrutar de este espectáculo natural son, entre otros, Laponia, Groenlandia o Alaska para auroras boreales o la Antártida para auroras australes. Un importante centro de estudio de este fenómeno es el Sodankylä Geophysical Observatory situado en la Laponia finlandesa, a una latitud 67.4 grados norte.

Las auroras polares brillan en los días posteriores a épocas de gran actividad solar, cuando se producen intensas fulguraciones. Cada 11 años, la duración del ciclo de las manchas solares, el Sol alcanza un máximo de actividad. Esta alta actividad se asocia con una mayor frecuencia de aparición de este fenómeno y con un aumento de su intensidad de luz, así como con una ampliación del rango de latitudes en las que es visible, es decir, con la posibilidad de ver auroras a latitudes más bajas. Sin embargo, esta no es una regla estricta, ya que pueden darse auroras muy brillantes en cualquier momento del ciclo solar.

Aurora Austral

Aurora Austral

Es el viento solar el causante de este bello fenómeno. El Sol emite hacia el espacio y en todas direcciones un flujo de partículas ionizadas, que es lo que se conoce como viento solar. Este flujo no es constante, sino que tiene una intensidad variable, asociada a las manchas solares. Las partículas ionizadas del viento solar llegan a la atmósfera a velocidades entre los 300 y los 1000km/h. Las que tienen una mayor carga eléctrica consiguen penetrar en la barrera invisible creada por el campo magnético terrestre y, a unos 100km de altitud, reaccionan con gases de la atmósfera provocando la emisión de una luz visible desde el suelo, el origen de ese fantástico fenómeno.

Las auroras pueden tomar formas muy diversas como cortinas, abanicos, llamas o luces ondulantes. Algunas formas características son la corona y arco auroral, que describen, respectivamente un círculo y un arco luminosos, la banda auroral, de forma irregular y más ancha que el arco y las nubes aurorales, que son masas nebulosas difusas que pueden aparecer en cualquier parte del cielo.

Uno de los mayores espectáculos de aurora boreal que se recuerdan tuvo lugar en Finlandia, las noches del 6 y 7 de abril del 2000, y fue presenciado por cientos de personas. Pekka Parviainen, un destacado fotógrafo de fenómenos celestes, fue uno de estos privilegiados. Con su cámara fotográfica captó imágenes como estas:

Aurora

Aurora Boreal en Parviainen