20 enero 2008

¿Qué significa internalizar las externalidades?

Una externalidad es un fenómeno externo al mercado, pero que afecta a la conducta económica. Esos fenómenos se llaman costes externos marginales y pueden ser, por ejemplo, los problemas ambientales que causa la actividad de una empresa y que, evidentemente, afectan negativamente al conjunto de la población. Se puede decir, entonces, que una externalidad se produce cuando la operación que realiza una empresa o una persona afecta al bienestar de otros que no participan en la misma, sin que ese acto tenga asociado ningún precio determinado.

El concepto de internalizar las externalidades se refiere a incluir los costes externos marginales (las externalidades) en el cálculo económico. Para hacer esto hay que asignarles algún precio, lo que puede ser extremadamente complicado. Una solución, en el caso de los problemas ambientales por ejemplo, puede ser la imposición de tasas o impuestos ecológicos.

El objetivo de los científicos

¿Cuál es el principal objetivo de los científicos de hoy en día? ¿Descubrir las leyes que rigen la naturaleza? ¿El amor por el conocimiento? No. El principal y fundamental objetivo de los científicos actuales es el reconocimiento por su trabajo. El reconocimiento en el mundo de la ciencia significa prestigio y continuidad en la actividad profesional como investigador. Que un científico no obtenga reconocimiento significa que sus colegas de profesión no consideran que su trabajo tenga la calidad suficiente, o lo que es peor, que ni siquiera lo tengan en cuenta. Sin reconocimiento no hay éxito como investigador, no hay admisión por parte de la comunidad científica y muy probablemente no hay medios para seguir investigando. Por todas estas razones es primordial para un científico conseguir y conservar el reconocimiento.

Un científico puede conseguir reconocimiento de varias maneras. Una de las más habituales es la publicación de artículos propios en revistas científicas de renombre, como Science o Nature. Conseguir publicar un artículo en una de estas revistas es sinónimo de calidad y de prestigio para su autor. Se ha reconocido el valor científico de su trabajo y además, se dará a conocer en todo el mundo. Después llegará la valoración del artículo por parte de toda la comunidad científica que, de ser positiva, aumentará también la buena reputación de su autor.

También es común “medir” el reconocimiento de un investigador por el número de citas que recibe, esto es, por el número de citas a sus artículos que aparecen en los trabajos de otros científicos.  Y cuanto más prestigio tengan los científicos que citan, mejor, ya que el prestigio del científico “citador” se contagia a los autores “citados” por él. Esto es, claro está, si las citas son positivas y no suponen solamente críticas. Que lo artículos de un investigador sean citados (positivamente) por otros científicos significa aceptación y valoración de su trabajo, por eso es una forma tan importante de reconocimiento.

Otros medios ya no tan frecuentes de obtener reconocimiento o mejor dicho, de incrementar aún más el reconocimiento ya obtenido, son la concesión de premios u homenajes por las investigaciones realizadas, el bautizo de descubrimientos, teorías o unidades de medida con el nombre de un científico (como por ejemplo, utilizar el newton como unidad para medir la fuerza), etc. Estas formas de reconocimiento están sólo al alcance de científicos consagrados, que no sólo obtienen más reconocimiento, sino que consiguen la inmortalidad de sus nombres y de sus obras.